Este post es parte de la colección “Samaipata Basics”, una primera introducción al mundo del venture capital y de las startups. 

El capital semilla o seed capital es un tipo de capital oriento a startups en sus primeras fases de crecimiento, si bien no existe consenso sobre cuándo exactamente se da esta etapa. Normalmente, es una fase en la que el modelo de negocio todavía no está del todo definido y las métricas todavía no son del todo sólidas, por lo que el riesgo es elevado. En efecto, se trata no tanto de una apuesta por un negocio como una apuesta por un proyecto y el equipo que está detrás.

Capital semilla La gran ventaja del capital semilla es que puede provenir de una variedad de fuentes: de los mismos fundadores o sus conocidos (friends, family and fools o FFF), de business angels (es decir, particulares que invierten su patrimonio a título personal) y de fondos de venture capital como nosotros, según el estado de madurez de la empresa. Así, en primer lugar suelen entrar los FFF, después los business angels y, por último, los fondos de venture capital. Otro elemento característico del capital semilla es que normalmente se intercambia por una participación en el equity.

Tras la ronda semilla, la siguiente ronda lógica para la startup es la serie A.